Archivo

Posts Tagged ‘realidad’

Realidad(es)

diciembre 15, 2015 Deja un comentario

Hace tiempo que no escribo. Hace tiempo que las palabras no luchan por salir de mi sistema. Que la imaginación no se desborda tan desesperada como ahora. Mil vidas he vivido esta semana. Todas contigo. Es curioso, alguna vez leí que las vidas felices y completas no crean historias. No hay nada que desahogar en palabras cuando se tiene un final feliz. Siempre he tendido a darle la razón a esta línea de pensamiento. Y no es que mi vida haya sido particularmente feliz hasta ahora, en este tiempo que las palabras me han eludido. No. Simplemente que mi última decepción no lo fue tanto, al menos no fue suficiente para impulsarme a plantear este cúmulo de sentimientos que se han quedado sin corresponder al vacío donde van a parar todas mis palabras importantes.

¿Qué es diferente ahora? Probablemente seas tú. Muy seguramente sólo soy yo. Quien siente, quien vive, quien desespera. Porque por una vez me dejé llevar, por la música, por las palabras, por la noche. No pensé. Bueno, ahí intento engañarme a mí misma. Claro que pensé. Siempre estoy pensando, imaginando, historias reales, vidas con finales felices. Así que sí, pensé, pero igual me dejé llevar. Por la posibilidad. De algo. Y nada. Al final no tuve mi final feliz, en realidad, no tuve ningún final. Una imagen, unas palabras. Y huí. Para no enfrentar, para no gritar. Porque mi imaginación siempre va tres vidas adelante de mí. He vivido tanto que a veces sólo quiero cerrar los ojos y borrar la memoria. Porque todo, todo lo que alguna vez he imaginado en esta mente mía que tantos problemas me da, todo eso se queda conmigo. Así que tengo dos o tres versiones de cada instante, de cada suceso, de cada persona. Lo que imaginé, una, dos, tres veces. Y lo que en realidad pasó. O nunca pasó.

Estoy al borde. Estoy cansada. Necesito gritarle al universo que por una vez deje que mi imaginación y mi realidad coincidan. O que no me deje pensar en las posibilidades. Que lo que tenga que pasar pase, y que yo no me imagine nunca lo que hubiese podido pasar. Quizás así descanse. Quizás así tenga paz mental. Quizás así pueda olvidarte. A tí y a la idea que tengo de tí, muy en el fondo de mí.

Musa, musaraña

febrero 4, 2013 Deja un comentario

Estoy sentada frente a la nada, esperando musarañas.

La nada se mira blanca, recién nevada, inmaculada. He mirado como copo a copo el paisaje conocido desaparecía y se vestía de blanco. Minuto a minuto, hasta que se hicieron horas. Sigo sentada en el mismo lugar, sin musarañas que salgan a jugar. Intento adivinar dónde se esconde el camino, de quién es el epitafio que aún se alcanza a distinguir. Cementerio de mis soledades. ¿Habrán imaginado los muertos, mientras se acostumbraban a su nueva vida bajo tierra, que quedarían en medio de un mundo vivo, en medio de una bulliciosa universidad? ¿Que estarían rodeados de gente que no conoce su historia, que ni siquiera piensa en el eterno descanso mientras recorre el camino entre los muertos anónimos para llegar a tiempo a clase?

Hoy no hay gente. Nadie perturba el sueño de los muertos. Nadie rompre el silencio de la nieve. Ni estudiantes ni musarañas.

Imagino las historias de los que han recorrido los caminos que hoy se esconden bajo el blanco. Me imagino a mí misma, paso a paso, persiguiendo sueños y esperanzas. Hacia el encuentro de alguien que no sabe que me está esperando. Que la vida se ha encargado de ponernos frente a frente y que ahora espera una respuesta de nuestra parte. Nos escondemos tras las palabras, tras la música, tras las imágenes. Y no sabemos si es mejor dejar que la vida pase de largo… o mirarnos a los ojos y acercarnos lentamente. Dejar que la vida nos envuelva.

Lugares comunes. Más allá del cementerio. Hay un rincón, hay una oportunidad.

¿Piensan las musarañas en dejarse llevar por la vida? ¿O somos (o soy) los únicos (la única) que piensa sobre dejar de pensar?

El sol asoma tímido sobre el blanco, hasta que lo ocupa todo. Pareciera que reclama su territorio. En unas semanas el cielo se cubrirá de nubes de tormenta. Lloraremos juntos, el cielo y yo, y no habrá más nieve. No habrá más blanco escondiendo caminos. Miraré por la ventana y veré verde. Veré estudiantes caminando entre los muertos, ignorando su descanso, perturbando sus historias. Imaginaré que las musarañas han salido a jugar.

Quizá recorra yo también el camino, más allá del cementerio, hacia aquel rincón, dejando el escondite atrás. Quizá te mire a los ojos y me acerque lentamente, hasta que la realidad se desvanezca, dejando que la vida nos lleve a donde nos tenga que llevar.

AnaCabreraPachecoFotos

Entre el sueño y la realidad

diciembre 5, 2012 Deja un comentario

Sabes bien que yo sueño. Hay montones de gente con montones de habilidades, cantar, bailar, amar, rezar. Lo mío es soñar. Noche tras noche construyo un mundo alterno, que no comparto más que de vez en vez a través de palabras que no reflejan la totalidad de lo que sucede más allá de mí misma.

Sabes bien que sueño contigo la mayor parte del tiempo. A veces luces como hoy. Alegre, cautivante, con esa sonrisa misteriosa que quisiera decifrar. A veces no eres tú. Es una idea de tí en otras personas, en otros lugares, con otras sonrisas igual de misteriosas. Creo que así es como te reconozco. !Y eso que apenas te conozco!

Sabes bien que yo sueño. A pesar de tener los pies firmes sobre la tierra cada día de mi vida, siguiendo coherente mis pasos hacia la dirección escogida, mi mente tiene vida propia. Imagino, divago, sueño. Por caminos sin trazar, por horizontes sin descubrir. Es como si hubiera otra persona viviendo en mí, para mí, volando libre fuera de esta vida. Construyendo una vida mejor más allá de la realidad.

Sabes que sueño contigo la mayor parte del tiempo. Cuando la gente desea, a veces sin pensar, que tenga dulces sueños, creo que se refieren a sueños como el que tuve anoche. Sin complicaciones, sin enredos, sin malentendidos. Solos tú y yo con un montón de palabras y sonrisas. Yo sueño, tú sonríes. No hay más.

La realidad no es así hoy. Hoy todo se complica, se enreda, se malentiende. Hoy no estamos solos, la gente alrededor nos hace girar sobre nosotros mismos, sin encontrarnos nunca frente a frente. Hoy no hay palabras trascendentales, no hay palabras elementales.

A lo lejos, yo imagino, divago, sueño despierta. A lo lejos, tú sonríes con esa sonrisa misteriosa que quisiera descifrar.

Locura

junio 3, 2009 4 comentarios

Enloquecí.

Imaginé que tu forma de mirarme era especial, única. Imaginé que tus ojos me contaban una historia. Imaginé que sonreías por mí, para mí. Imaginé también que tus manos intentaron alguna vez encontrar las mías, y que no las soltaban, mientras imaginaba que tu cuerpo se acercaba al mío.

Y de pronto no pude imaginar más… ahí estabas, frente a mí. Sin verme siquiera, soltando mis manos, alejando mi cuerpo. No supe cuestionar la realidad, tu realidad, confrontarla con mi realidad inventada. Entonces supe que te había imaginado… y que te creí verdadero.

Enloquecí, no había otra salida: no eras real.

Y decidí aceptarlo, revertir la mentira que me conté a mi misma, que me creí toda. Entonces él llegó. Testigo de mi locura. Y me dijo que no te imaginé, que no imaginé tu mirada ni tu sonrisa. Que tus manos buscaron las mías hasta encontrarlas y nuestros cuerpos se unieron en un baile que duró en un instante toda una vida. Eras real… eres real. No estoy loca. Eres real y estás ausente… escapando de mí y de ti. Y no sé quién eres.

Era mejor haberte imaginado.

Era mejor saberme loca.

A %d blogueros les gusta esto: