Archivo

Posts Tagged ‘penumbra’

Luz y sombra (2)

septiembre 24, 2014 Deja un comentario

AnaCabreraPachecoFotos

AnaCabreraPachecoFotos

AnaCabreraPachecoFotos

Anuncios

Luz y sombra

agosto 24, 2014 Deja un comentario

Rueda de la fortuna

agosto 10, 2013 Deja un comentario

De aquí y de allá

mayo 20, 2013 Deja un comentario

Y mientras, en el norte…

abril 28, 2013 Deja un comentario

Luciérnaga

abril 23, 2013 Deja un comentario

Mi momento favorito del día llegaba cuando el sol se ocultaba tras el horizonte. Atardecía, y el espectáculo de colores en el cielo parecía magia desde el rincón de aquel jardín, donde transcurrían las soledades de mi infancia. Más allá del jardín, el tiempo parecía detenerse. La hora de los dragones. Penumbra. Los dragones bajaban del cielo de colores y se refugiaban en mi jardín. Se transformaban en pequeños seres alados y su fuego se convertía en luz. Montones de pequeñas luces empezaban a brillar a mi alrededor, como si montones de seres misteriosos parpadearan desde los profundos secretos de mi jardín. Los colores se desvanecían en el cielo, se habían ido ya de la tierra. Oscuridad. Cierro los ojos y recuerdo, puntos de luz.

Hubiese querido quedarme muy quieta y que los pequeños dragones de luz me cubrieran entera. Ser una con la oscuridad, difuminarme en los secretos de aquel jardín. Desaparecer tras el pestañeo de montones de seres misteriosos. Convertirme en luciérnaga y soñar con amar una estrella.

En retrospectiva

febrero 24, 2013 Deja un comentario

Dice el horóscopo del viernes:

“Es necesario decidir entre el amor lleno de compañía, y el amor cargado de sensualidad y pasión. El final de uno es amargo y el otro dulce, tú decides.”

No tengo que decidir. Yo sé bien qué es lo que quiero. Lo quiero todo. Quiero la buena compañía del amor, de la amistad, de las personas que aparecen como al azar en la vida y dejan huellas permanentes. La buena compañía que deja un buen vino (o tequila); la buena compañía que deja el lugar adecuado, la música adecuada. Cuando todo se junta y dejas de pensar para sentir. Para vivir. Quiero entonces sentir la pasión, como el producto inesperado de la mezcla de la buena compañía multiplicada por todo lo demás. Recorrer nuevos caminos y sentir que el momento es perfecto para descubrirlos. Que los astros se han alineado y he atisbado la perfección de la suma de momentos. Que muero un poco y renazco más viva que nunca.

¡Qué bueno que no me da por leer horóscopos nunca!

Quizá hubiese estado preparada para decidir, uno u otro. Tal vez hubiese pensado que era necesario decidir. ¡Todo lo que hubiese dejado de vivir!

Me alegra, sin embargo, haber leído sus predicciones unos días después. Para reafirmar que sé lo que quiero en esta vida (aunque a veces el lado izquierdo cerebral se imponga): ¡quiero vivirla! Y si el horóscopo (o la situación) me cuestiona sobre decisiones entre la buena compañía y la pasión, la respuesta es clara: lo quiero todo.

Y qué mejor si viene con una buena colección de libros.

A %d blogueros les gusta esto: