Archivo

Posts Tagged ‘noche’

En retrospectiva

febrero 24, 2013 Deja un comentario

Dice el horóscopo del viernes:

“Es necesario decidir entre el amor lleno de compañía, y el amor cargado de sensualidad y pasión. El final de uno es amargo y el otro dulce, tú decides.”

No tengo que decidir. Yo sé bien qué es lo que quiero. Lo quiero todo. Quiero la buena compañía del amor, de la amistad, de las personas que aparecen como al azar en la vida y dejan huellas permanentes. La buena compañía que deja un buen vino (o tequila); la buena compañía que deja el lugar adecuado, la música adecuada. Cuando todo se junta y dejas de pensar para sentir. Para vivir. Quiero entonces sentir la pasión, como el producto inesperado de la mezcla de la buena compañía multiplicada por todo lo demás. Recorrer nuevos caminos y sentir que el momento es perfecto para descubrirlos. Que los astros se han alineado y he atisbado la perfección de la suma de momentos. Que muero un poco y renazco más viva que nunca.

¡Qué bueno que no me da por leer horóscopos nunca!

Quizá hubiese estado preparada para decidir, uno u otro. Tal vez hubiese pensado que era necesario decidir. ¡Todo lo que hubiese dejado de vivir!

Me alegra, sin embargo, haber leído sus predicciones unos días después. Para reafirmar que sé lo que quiero en esta vida (aunque a veces el lado izquierdo cerebral se imponga): ¡quiero vivirla! Y si el horóscopo (o la situación) me cuestiona sobre decisiones entre la buena compañía y la pasión, la respuesta es clara: lo quiero todo.

Y qué mejor si viene con una buena colección de libros.

Desde lejos, la imaginación

noviembre 25, 2012 Deja un comentario

Me voy a dormir bajo el hechizo de la lluvia inagotable sobre mi ventana. Este país está hecho de lluvia, las ideas fluyen como ríos hacia el mar. Intento ser ese mar, me dejo empapar de conocimiento, de ideas, de una imaginación tan diferente a la mía… y tan similar. La lluvia continúa en la madrugada, no despierto, mis sentidos perciben la lluvia y la oscuridad me hace volver sin demora a mi sueño favorito, aquel que sueño todas las noches. Estoy aquí sentada en un lugar común, jueves por la noche. ¿De dónde viene la imaginación si no es desde lejos? Para recordar, para inventar, respuestas acertadas a preguntas en idioma extranjero. Me quedo muy quieta, escuchando, absorbiendo, sonidos, risas, voces, imágenes. Malabarismos mientras habla de Foucault. Sonrisas mientras desnuda el alma tratando de parecer casual. Miradas mientras inhala profundo el humo de la muerte. Mientras comparto mi vida y mis sueños con ellos, la imaginación se cuela y alborota los sentidos.

Me despierto temprano y el sol me engaña. El día es claro pero hace demasiado frío para pensar claramente, así que solo camino. Los pensamientos coherentes son imposibles cuando el paisaje te deja sin aliento. Así que divago mientras camino sobre el otoño. El cielo es tan azul y el día tan brillante que me parece estar en casa. Pero el frío no me permite desarrollar esa línea de pensamiento tan lejos. Cierro los ojos y dejo que el aire helado llegue hasta el último rincón de mi ser. Es una buena forma de despertar… y de anhelar un café caliente para seguir funcionando. Imagino, invento, recuerdo. No solo los jueves por la noche. Todos los días mientras me siento frente al espacio en blanco y plasmo mis ideas y las ideas de otros para dar sentido a mi vida en este país, por los próximos años, por el futuro que aún no logro dilucidar.

La imaginación no me lleva tan lejos. La realidad se impone de vez en vez. Pero avanzo. Soy la suma de las dos. Soy más que las dos.

Tú que me observas de lejos, que miras mis imágenes y desmenuzas mis palabras buscando un poco de sentido, ¿cómo se ve desde lejos la imaginación, mi imaginación? Abarco todo y no abarco nada. Planeo una revolución desde mi cojín rojo, anhelando mi atrapa-sueños y unos diez grados centígrados de temperatura. Estoy aquí, mezclando ideas propias con ideas antiguas, profundas. ¿Y si no logro descubrir después la diferencia? ¿Y si la imaginación decide llevarme aún más lejos? “Preguntando caminamos” dicen mis vecinos Zapatistas… Pregunto entonces, y camino. Hasta que nos encontremos y decidamos caminar juntos.

Bahia à noite

junio 14, 2012 Deja un comentario

Brasil: playa y ciudad

junio 7, 2012 2 comentarios

Nocturno

marzo 19, 2012 Deja un comentario

Piedras milenarias

noviembre 12, 2011 Deja un comentario

Estoy sentada sobre el pasto, rodeada de historia y de la noche, profunda que envuelve los sonidos de la vida. Estoy en paz, protegida por los sueños de las personas que alguna vez habitaron lo que ahora son sólo piedras antiguas.

Los días sin luna, cuando el cielo es un tapiz de puntos luminosos vengo a sentarme aquí, sobre el pasto, de frente al este, a hacerle compañía a los recuerdos. En la hora más profunda, cuando lo único que escucho es mi propia respiración, abro lentamente los ojos. Ya no hay noche, ya no hay estrellas, no estoy sola. Veo colores, rostros, vida. Escucho una lengua antigua. Las piedras milenarias han sido colocadas por manos expertas hace un instante. No son historia, son presente.

Me quedo muy quieta observando sin ser observada, como una intrusa en un mundo olvidado. Es curioso pensar que en cientos de años estas piedras y los trozos de este presente tendrán que ser descubiertos y un poco adivinados. Yo los tengo aquí, al alcance de mis manos, de mis pensamientos.

Una noche hace muchas noches, un niño se sentó frente a mí y me miró a los ojos. Extendí lentamente los dedos, un momento más y estoy segura de que podía haber tocado su rostro. Se rió como sólo se ríen los niños y todo se desvaneció. Regresaron la noche, las estrellas y las piedras milenarias.

¿Podrá acompañarme alguien más en esta aventura? ¿O estará destinada a ser sólo para mí y mis sentidos? Porque no lo estoy soñando, estoy realmente viviendo junto a ellos, en un instante de hace mil años. Quisiera que pudieras acompañarme, a descubrir las verdades que esconden estas piedras, a imaginar que en realidad nunca se fueron, que aún viven aquí y son parte de lo que hacemos día con día al contar su historia.

La muerte es el instante…

octubre 30, 2011 Deja un comentario
A %d blogueros les gusta esto: