Archivo

Posts Tagged ‘arena’

Persiguiendo el verano

septiembre 17, 2013 Deja un comentario

Casi el paraíso

julio 15, 2012 Deja un comentario

Brasil: playa y ciudad

junio 7, 2012 2 comentarios

A mar revuelto…

marzo 19, 2012 Deja un comentario

A contraluz

enero 7, 2012 2 comentarios

Take a bite of my heart tonight…

julio 27, 2011 Deja un comentario

No creo en las casualidades.

Hoy vi tu foto después de años de no saber de tí. Sonreías, tus ojos brillaban. La sonrisa fue de la foto a mi rostro. ¡Cuánto extrañaba verte feliz! Mientras los recuerdos se agolpaban en mi mente traviesa, seguí caminando en esta ciudad que he empezado a llamar mi hogar. ¿Qué es lo que debes recordar de una persona que alguna vez robó tu corazón? ¿Los detalles, los momentos lindos… la despedida? De tí recuerdo mil cosas. Pero una imagen explota en mi cabeza mientras cruzo las calles de asfalto negro bajo un frío inclemente. La playa. Arena bajo los pies descalzos, un mar rítmico, una luna misteriosa. Ruido, mucho ruido. Una fiesta en la playa como no hubo nunca más. Al menos no en mi vida.

Una canción flotaba entre la bruma del mar, a todo volumen, el mar era silenciado por todas las voces que cantaban al unísono. Yo brincaba, cantaba, me volvía loca. La luna plateada, un fuego dorado. Tu sonreías mientras yo giraba sintiendo todo, la música, la arena, el mar… Había decenas de personas pero no había nadie más, sólo tú y yo.

Tal vez escuché esa canción a lo lejos, tal vez sólo la imaginé, tal vez sólo me engañé. I want some more. Como en las películas, di media vuelta y fui hacia la estación de trenes. A la playa. Como en las películas. What are you waiting for.

La playa no es la misma… nunca es la misma. No hay más que la nuestra, pero aún así, le llamamos playa también. Sentada frente a la inmensidad del mar, perdida entre su ritmo, hundí las manos en aquella arena que no es la nuestra. Podría haber llorado, pero en cambio, sonreí. Y fui loca de nuevo. Me puse de pie y empecé a girar, aquella canción saliendo de mis labios, no es que cantara, es que cobraba vida de mis labios.

¿Cuáles eran las posibilidades?

Ninguna.

Nadie dijo mi nombre. Nadie estaba ahí cuando abrí los ojos. Esta no es una película, esta no es mi banda sonora.

Como dije antes, no creo en las casualidades.

Así que tomé el teléfono… tras un par de segundos oí tu voz. Estoy en nuestra playa, te dije.

Yo miro nuestro mar, me contestaste.

Ocaso y el mar

mayo 1, 2010 Deja un comentario

Atardecer

Atardecer en la playa. Arena, mar y al fondo, un muelle y un crucero. Yo no necesito estar en alta mar. Me basta con la orilla del mar, en el Golfo de México en el maravilloso estado de Yucatán.

A %d blogueros les gusta esto: